Isidre Esteve regresa del Dakar “con ganas de volver en 2019”

 

Cabecera_IEsteve_julio17_html

Rally Dakar 2018 | Llegada

El piloto del Repsol Rally Team afirma que “debemos seguir mejorando para lograr en coche lo que mismo que hicimos en moto, antes del accidente”.

 El ilerdense ha cumplido su objetivo, al finalizar el rally en 21ª posición con su prototipo BV6 con los mandos adaptados en el volante.

 “Sin duda, éste ha sido el Dakar más difícil de Sudamérica, con dunas muy difíciles de escalar, que te ponían a prueba y en las que no podías tener ningún miedo”.

Dakar18_Llegada_Isidre_Esteve_1_MDakar18_Llegada_Isidre_Esteve_2_MDakar18_Llegada_Isidre_Esteve_3_MDakar18_Llegada_Isidre_Esteve_4_M

 

 

 

 

 

 

 

 

22 de enero de 2018

Isidre Esteve ya está en casa. El piloto del Repsol Rally Team ha llegado hoy a España procedente de Córdoba (Argentina), donde el pasado sábado finalizó el Dakar 2018. El ilerdense ha asegurado sentirse “muy satisfecho” con su actuación y con “ganas de volver” a la carrera más dura del mundo, en la que ha terminado 21º absoluto con su prototipo BV6 de Sodicars Racing con los mandos adaptados al volante.

“Volveré seguro el año que viene, con este proyecto tan ilusionante que tiene continuidad para seguir mejorando, gracias al apoyo de mis patrocinadores. El reto es ser cada año más competitivos hasta llegar a hacer en coche lo mismo que conseguimos en moto antes del accidente”, ha manifestado el ilerdense a su llegada al Aeropuerto de Barcelona en compañía de su copiloto Txema Villalobos, su pareja y preparadora física Lidia Guerrero, y su mecánico de confianza David Pigem.

Respecto a la edición recién finalizada, Isidre Esteve no ha dudado en destacar su elevado nivel de dificultad, especialmente en las primeras etapas: “Sin duda, éste ha sido el Dakar más duro de Sudamérica. El recorrido ha sido muy exigente, con dunas muy difíciles de escalar, pero el equipo lo ha hecho muy bien cada día para permitirnos pilotar el coche en las mejores condiciones e incluso divertirnos”.

“Las dunas de Perú eran exigentes y difíciles, había momentos que pensaba que no podríamos subir. El secreto era encontrar la línea buena, la inercia suficiente y no tener ningún miedo. El recorrido por Bolivia y Argentina ha sido como lo que ya conocíamos. En cambio, el principio nos ha sorprendido gratamente por la dificultad de las dunas y las impresionantes ollas de Pisco, que nos han puesto a prueba. Sin motor ni inercia, seguro que no sales de allí”, ha añadido el piloto de Repsol y Onyx Seguros.

Isidre Esteve ha podido constatar, por segundo año consecutivo, que en el Dakar es un piloto más: “Mi discapacidad no representa absolutamente ningún tipo de problema en esta competición que es un ejemplo del deporte inclusivo. Todos nos enfrentamos al mismo reto y todos entramos en la misma clasificación. En carrera, gracias a las ayudas electrónicas en el volante hecho por Guidosimplex y al Cojín Inteligente, estoy en las mismas condiciones que el resto de rivales. Eso sí, cuando encallamos o hay alguna avería yo no salgo del coche y no puedo ayudar a mi copiloto Txema Villalobos, aunque por fortuna hemos tenido pocos problemas importantes y él ha realizado un trabajo magnífico”.

El de Oliana ha culminado el Dakar 2018 de forma brillante. Después de recorrer casi 9.000 kilómetros por Perú, Bolivia y Argentina, se ha clasificado 21º de la general, 4º en su categoría T1.2 (todoterreno 4×4 diesel modificados) y ha sido el segundo mejor español de la general en coches, tras el ganador absoluto Carlos Sainz. Todo un hito. “Nuestro objetivo era finalizar en el top 20 y estamos muy satisfechos de haber quedado tan cerca. Lo mejor de todo es haber sido competitivos en cada etapa”, subrayaba el piloto.

Nada más aterrizar en España y casi sin tiempo de celebrar su éxito, Isidre Esteve ya pensaba en la próxima edición: “El reto en 2019 siempre es mejorar, posiblemente con el mismo coche de este año, ya que tiene mucho potencial. Esta carrera es de detalles, si conseguimos afinarlos todos seremos más competitivos, aunque somos conscientes que entre los 20 primeros hay estructuras oficiales con coches y pilotos muy buenos. Es competición pura y dura y es ahí donde queremos estar”.